sábado, 26 de marzo de 2011

Taxonomía de Barret (comprensión lectora)

La taxonomía de Barret, de los años '60, define una categorización jerárquica respecto a las habilidades en la comprensión lectora, siendo la lectura un proceso interactivo que integra la información deducida de un texto.
Según el modelo de Barret, el proceso de comprensión lectora se organiza de acuerdo a las siguientes categorías:
  • Comprensión literal : Capacidad para identificar datos, hechos, ideas principales y subyacentes de los contenidos explícitos del texto, es decir, aparecen escritos en él.
  • Comprensión inferencial : Capacidad para conjeturar y hacer hipótesis de las informaciones explícitas planteadas en el texto. Requiere que el lector emplee su intuición e infiera (deduzca) a partir de detalles, de ideas principales y secuencias o de relaciones causa y efecto.
  • Lectura crítica : El lector emite un juicio valorativo, determinado por dos niveles: juicios de realidad y/o fantasía, distinguir entre lo real del texto y la fantasía del autor y juicio de valores, exponiendo su criterio frente al texto.
  • Apreciación : Categoría que implica todas las anteriores, ya que intenta evaluar el conocimiento y las emociones a las técnicas, estilos y estructuras literarias que el texto ha producido en el lector.
Recursos y técnicas para desarrollar la comprensión lectora:
  • Lectura rápida y lectura atenta.
  • Marcar el texto.
  • Hacer resúmenes y esquemas.
  • Determinación de ideas principales.
  • Formulación de preguntas acerca de lo leído.
  • Inferencias.
  • Anticipación.
Estas estrategias dotan a los estudiantes de los recursos necesarios para desarrollar las siguientes habilidades y destrezas en relación a la comprensión lectora:
  1. Saber dirigir su lectura, con el ritmo adecuado, para leer correctamente.
  2. Resolver los problemas planteados en el texto, léase vocabulario, estructura, organización, etc.
  3. Obtener el sentido global del texto a través de la retención de información.
  4. Extraer el significado de las diferentes partes del texto para integrarlas a la totalidad.
  5. Conectar los conocimientos previos con los nuevos conceptos adquiridos por medio de la lectura.
  6. Aprovechar la lectura para desarrollar y fortalecer su hábito lector.

(Documento parafraseado perteneciente a Gustavo Iglesias para revista Contextos, año 2008)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada